lunes, 16 de junio de 2008

Desde el punto de vista filosófico los programas para la educación ciudadana propuestos por las autoridades europeas o españolas son meras imposturas



El profesor Gustavo Bueno vuelve a la carga. Acordémonos de aquel programa de TV en el que no estuvo dispuesto a seguir hablando de relaciones entre Ética y Religión si no se definían los términos, a la vista de lo cual José Antonio Marina, uno de sus contertulios, decidido defensor de la Educación para la Bondad Ciudadana Socialista (ha escrito un libro), salió haciendo mutis por el foro y muy cabreado, demostrando que se puede ir diciendo por ahí que uno es profesor de Filosofía sin tener que complicarse el intelecto ni lo más mínimo, en todo caso, nada más que prestando cuidado a la agilidad de las piernas. El análisis del profesor Bueno es certero y clarificador. Un lujo en estos tiempos tan vacua y mezquinamente correctos.
(P.D.: más artículos a propósito en el Catoblepas)

2 comentarios:

Amapola dijo...

Saludos ya que entré en tu blog

Desde la caverna de Platón dijo...

Saludos para ti también, y bienvenida.