Logselandia (enseñanza comprehensiva y atención a la diversidad)

Los habitantes de Logselandia están plenamente convencidos de que todos los seres humanos tienen derecho a ser ingenieros aeronáuticos y que entorpecer o dejar de estimular la consecución de tal derecho es acción vituperable, segregadora y liberticida. Para proteger el acceso de la población a los estudios de Ingeniería aeronáutica no dudan en servirse de todos los medios que encuentran a su alcance, sobre todo en aquellos casos en que el alumno muestra una cierta reticencia o una manifiesta incapacidad (medidas de atención a la diversidad). Equipos de pedagogogos, psicopedagogos, logopedas, asistentes sociales, sociólogos, formadores de tiempo libre, coaching trainers, terapeutas, humanistas, mediadores, cooperantes, voluntarios de las diversas religiones, se extienden por toda la geografía de Logselandia orientando y ayudando a los futuros ingenieros. No hay ninguna limitación de tiempo que pudiera coartar el derecho vitalicio del logselandio a conseguir su título. En los casos más contumaces, cuando se detecta una determinada anomalía insuperable mediante refuerzos, terapias extraescolares o apoyo psicosocial, entonces se recurre a la implantación de un microchip en el cerebro que estimula las áreas intelectuales pertinentes. Incluso nuestras autoridades educativas están barajando la posibilidad de transplantar cerebros de egregios ingenieros aeronáuticos recientemente fallecidos a aquellos estudiantes que no respondan a la terapia habitual.

Comentarios

Ricardo Montañana Gómez ha dicho que…
Gracias, me he reído una barbaridad.

Entradas populares