¿Por qué suben a un niño a un quinto piso?


Una noche de verano, hace ya algunos años, charlaba con el concejal del PCE del Ayuntamiento de Roses sentados ambos en la terraza de la heladería que regenta su señora esposa. Pensando sobre los usos y costumbres a los que les había obligado la "normalización" de la cultura catalana única, grande y libre, se admiraba mi contertulio del intento de eliminación de las corridas de toros y la imposición de "els castellets", costumbre ésta que, aunque se quisiera "catalana" y por tanto obligatoria, a él no le resultaba ni propia ni aconsejable. "¡Critican las corridas por salvajes y quieren que subamos a un niño a un quinto piso! ¡Y encima es que nosotros no hemos hecho nunca esa parida en nuestra vida!" El mar bramaba un poco espoleado por un gregal que arreciaba. Si rolaba a tramuntana pondría fin a la estación.
Traigo un texto de Savater. Como últimamente me meto mucho con el profesor (dialécticamente se entiende), he creído conveniente en estos días de asueto rememorar un libro suyo de 1982, cuando devoraba sus escritos y soñaba con llegar a dominar el arte del ensayo tan bien como él. Se trata de "La tarea del héroe (Elementos para una ética trágica)". Y dice allí:
"Si no supiese que es inmortal y si no temiese no serlo, el hombre sería incapaz de jugar. El juego -es decir, el trato activo con lo no utilitario, con lo sagrado- es una forma de asumir la propia inmortalidad, contra el temor aniquilador a la muerte y todo lo sobre él edificado. En este sentido, es imprescindible a la vida precisamente porque no trata sólo de conservarla y reproducirla, sino ante todo -incluso arries- gándola- pretende intensificarla, diversificarla y ascenderla. Esto lo vio muy bien uno de los primeros tratadistas taurinos, el varilarguero José Daza, natural de Manzanilla (Huelva), a quien se debe la irrefutable aseveración de que el Paraíso terrenal estuvo situado en Andalucía y la no menos enérgica de que Adán inventó el toreo tratando de uncir al yugo al toro sublevado tras la caída original. Pues bien, José Daza define el toreo diciendo que "es un arte valeroso y robusto, engendrado y distribuido por el entendimiento, la más noble de las tres potencias del alma. Es un arte forzoso y necesario para la conservación de la vida humana". A primera vista, no parece evidente que el toreo sea ni forzoso ni necesario para la conservación de la vida, pero a la luz de lo hasta ahora dicho creo que el viejo picador tiene toda la razón que merecen sus hermosas palabras. El toreo es imprescindible a la vida no porque la conserva -bastaría con no ponerse nunca ante un toro para prescindir sin riesgo de toda tauromaquia- sino porque la confirma y aumenta; en él crece la fuerza, que no sabe de equilibrios y en cuanto se estabiliza, retrocede. Es un arte "valeroso y robusto", no una melancólica sangría en la que se martiriza a un animal y quizá se sacrifica a un hombre para propiciar la excitación morbosa de una multitud de sádicos".

Comentarios

Viajero_Estelar ha dicho que…
Hola y Feliz Año,

Soy el antiguo Antares de "Viaje a las Pléyades", he cambiado título y dirección de blog:

"El Agujero de Gusano"
http://www.wormhole007.blogspot.com/

Salu2
FreakyBoy ha dicho que…
A veces paso por aquí.
A veces me fijo en los textos.
A veces me fijo en las fotos. Veo que, por lo general, poca gente presta atención al soporte visual del artículo, y eso que siempre buscas imagenes con enjundia.

Sobre el artículo no me meto porque no se. Pero sobre la foto, creo que estos enlaces pueden ampliar los contendios.

Aquí el Chef:
http://lh3.ggpht.com/_7QRbX4dGoeU/R9Bt1KxeisI/AAAAAAAABGM/R3dYAuDtd14/s400/EL%20CHEF%20GUEVARA%20copia.jpg

Aquí el resumen de la situación:
http://tizona.files.wordpress.com/2009/07/mickcheguevara.jpg

Un abrazo, Feliz Año y viva Mr Bean
Desde la caverna de Platón ha dicho que…
Gracias Viajero estelar (Lucky Sky walker, supongo?) por notificarnos la dirección de tu nuevo blog.

Freaky, las imágenes digo que sirven para amenizar el texto. Pero es con la boca chica. ¿Qué tal?

Entradas populares