El conocimiento indígena




Así califica doña Ana de Benito, pedagoga, el conocimiento de la docencia de aquél que no ha sido iniciado en lo que ella entiende por "formación pedagógica".
Su artículo, publicado como no podía ser de otro modo por nuestro siempre estimado Ministerio, puede leerse aquí. Han coincidido varios blogs (Antes de las cenizas, Pseudópodo, Efervescente2H, Waldenland25) en tratar la cuestión y no es para menos, porque, después de suscitar el ansia de iniciación pedagógica memorables transportes en el gremio de los maestros, tras hacer las delicias de los profesores de Instituto, ahora les toca el turno a los alumnos y profesores de Universidad, que se creían salvados de la quema. Pues no, los pedagogos arremeten de nuevo, probada su inestimable eficacia, y piensan tomar los últimos baluartes. Ya se están frotando las manos pensando en el Master que se han sacado de la manga. Si alguno de los presentes abominó de su presunta sabiduría, vomitó antes de entrar a las clases del C.A.P., o se cortó las venas en una Junta de evaluación dirigida por el Equipo de Orientación, que vaya preparando a sus hijos, porque ellos sí que se van a tomar de verdad tres tazas.

Aparte de todo esto, mañana 18 de febrero convoca asamblea pública la Plataforma en Defensa de la Filosofía de Madrid y Castilla la Mancha. Lo hace en el I.E.S. Lope de Vega a las 18 horas. No puedo ir, porque parece que lo hacen aposta, y convocan justo a la hora en la que empiezo a dar clase en la Facultad, pero si a alguno os interesa os enlazo la convocatoria.

Comentarios

Serenus Zeitbloom ha dicho que…
¡Por el progreso del librepensamiento!¡Seamos belicosos!.

¡Salud compañero!
Leicca ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Cabanillas ha dicho que…
Acabo de leer el artículo de Ana de Benito, y tengo que confesar que no he entendido nada. Claro que llevo veinte años haciendo el indígena por los institutos, y sigo sin entender a los orientadores. Así que creo que lo mío no va a tener solución.

Salutem.
Desde la caverna de Platón ha dicho que…
Bienvenido, Carlos, por estos lares. He echado un vistazo a tu bitácora y, además de agradarme que seas hombre de letras clásicas, casi que me place más encontrar contertulio extremeño, que gran parte de mis ancestros anduvieron (como mis coetáneos andan) por las aulas de la Extremadura del norte. A decir verdad, yo tampoco entendí mucho del perejil de doña Ana, porque parecía, por las ínfulas, que iba a decir algo, y al final se quedaba en poco más que un chascarrillo. Lo lamentable es que a algunos compañeros les ha parecido una bendición, un encuentro en la tercera fase.
Sigo tu blog y, si me lo permites, te apunto a mi lista.
Un saludo, de un indígena al que su padre enseñó a conocer las dehesas de Torrejoncillo, las vegas de Coria.
MLL ha dicho que…
Yo, cuando leo a Kant, o Nietzsche (también soy del gremio docente), pues se me va todo el malestar por lo que puedan defender los defensores del progreso (hacia la nada). Allá ellos con su defensa interesada del analfabetismo... pero a mí que no me lo prediquen.

Entradas populares