jueves, 26 de junio de 2008

Mitologías de nuestro tiempo 1: "La democracia delirante"



Dicen: "El presente Curso se realiza desde la com- prensión de que la educación para la ciudadanía y los derechos humanos se ha de entender como un proceso educativo continuo y permanente, asentado en un concepto de derechos humanos ligado a la paz y a la democracia; que pretende profundizar en una cultura de derechos que tienen como finalidad la defensa de la libertad, de la igualdad, de la solidaridad, de la dignidad y de la justicia; que ha de profundizar en una educación en y para el ejercicio responsable de la ciudadanía, en y para la convivencia social y la democracia hemisférica, en y para la tolerancia-aceptación del diferente, en y para la convivencia mundial pacífica con el entorno social y natural".
(Léase con la voz impostada que ponía Matías Prats padre o Joaquín Ramos Vera, para darnos el "parte" antes de la película).

Gustavo Bueno lo ha llamado el "humanismo híbrido". Desde el lunes 7 hasta el martes 15 de julio, los preclaros próceres del departamento de Filosofía del Derecho de la Carlos III, ellos solitos, como Juan Palominos, se lo guisan y se lo comen sin un atisbo de duda . ¿Habéis visto alguna vez tantos términos grandilocuentes juntos en tan pocas líneas? ¿Cabe pensar desde la Filosofía (del Derecho, del Espíritu, del Torcido, o de lo que sea) tanto enunciado apofántico, tanto concepto altisonante? Y lo de la democracia hemisférica, ¿qué coño será lo de la democracia hemisférica? He consultado en el Google y sólo me sale Chávez. Y lo peor de todo, ¿cómo puede atrapar esto el almita del progresista de turno? En un país en el que ponerse de acuerdo con el vecino para que a las 4 de la mañana no te chille lo que le han dicho en la Tele que tiene que chillar (¡A por ellos, oé, oé, oé....!) es absolutamente imposible, donde se nos ha acostumbrado a entender a la pareja de género como un asesino o una víctima en potencia, donde el del pueblo de al lado es insondable y el de la Comunidad colindante ignoto, donde se ha logrado que no se aguante ni Dios, y estos interfectos vendiéndote ya no una burra teóricamente desmontable, sino la posibilidad práctica de pensar "la convivencia mundial pacífica con el entorno social y natural"? ¿Qué drogas se meten? ¡Que nos los digan, por favor, que el curso que viene tenemos que oficiar el delirio pedagógico de esta barbaridad!

domingo, 22 de junio de 2008

Ciencias para el mundo contemporáneo

Ángel Cuesta, en Informática, educación y un poco de todo.

domingo 22 de junio de 2008
Educación: El nivel baja, ¿para qué?
"La verdad es que casi no tengo tiempo de escribir, pero hay algo que no me resisto a comentar.

Año tras año, desde que era niño, el nivel académico de nuestros centros de Bachillerato disminuye. Es una disminución paulatina, lenta pero inexorable que hace que cuando comparamos el nivel académico que se imparte en nuestras aulas esté en niveles que yo considero alarmantes.

Y no estoy hablando de si los profesores son más duros o más blandos a la hora de corregir exámenes en el Bachillerato, tampoco hablo de que los profesores estén desmotivados o no tengan vocación. No hablo de los alumnos, poco acostumbrados desde que nacen a hacer cualquier tipo de esfuerzo.

Estoy hablando de cosas medibles, de como han ido cambiando los contenidos de las asignaturas del Bachillerato (al menos en ciencias) y de como se le han ido restando horas a las asignaturas fundamentales. Y eso es medible y alguien debería denunciarlo, alguien que tenga acceso a todos esos datos.

A bote pronto, como profesor de Bachillerato observo las siguientes carencias:

1) Los chicos llegan a 1º de Bachillerato y no dominan de forma razonable las ecuaciones, operaciones con polinomios, simplificación de fracciones algebraicas. Lo peor es que acaban el Bachillerato y aprueban sin saber hacerlas. De vergüenza.

2) Los conocimientos en cuanto a Cálculo (Límites, Derivadas e Integrales) ha disminuido brutalmente. La mayoría sale habiendo visto integrales sólo en 2º de Bac, y tampoco se defienden con derivadas implícitas o logarítmicas.

3) La Mecánica clásica para los chicos de hoy en día, simplemente no existe. ¿Quién será ese tal Newton?, ¿qué es un sólido rígido?, ¿conservación de cantidad de movimiento?.... esos y otros muchos conceptos básicos han quedado fuera. Llegan a la universidad sin saber hacer problemas de cinemática básicos..... Es escandaloso.

4) En química, qué decir de la formulación. No saben ni quieren aprender. ¿Alguien va a hacer algo?. Por Dios, es insoportable.

5) Y la cultura química, aplicaciones de los principales compuestos (Oxígeno, Hidrógeno, Azufre....) ni idea. Están dando la idea equivocada de que la química sólo sirve para explicar el agujero de la capa de ozono......

Resumiendo, a pesar de que nuestros hijos deberían saber más que nosotros en todas esas ciencias, cada vez saben menos (y creo que lo he demostrado). Ello va en contra de todos, porque esas ciencias no se detienen y cada vez avanzan más rápido. ¿Cómo van a conectar con ellas si cada vez saben menos?.

A ver si alguien hace algo, por esto es muy triste. Reforma de la ESO, ¡ya.!

Aunque quizás lo que hace falta es reformar las cabezas de los padres, que se lo damos todo hecho y así nos están saliendo.... ¡que quieren ser famosos!." (Ángel Cuesta)

La situación de la pedagogía política en Andalucía. ¡Y olé!


Los compañeros de APIA (Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía), desde hace ya unos cuantos años, siguen constituyendo un referente sindical sin precedentes. Enfrentándose a las corruptelas, sin necesidad de "liberarse" para defender sus reivindicaciones, esgrimiendo una crítica sólida e inteligente, abordan con una notable presencia en los medios de comunicación los muchos despropósitos que se le ocurren a una de las Consejerías patrias con mayor grado de demencia legislativa (la de la Comunidad Valenciana está empezando a competir duramente en este terreno). Os propongo un artículo de Gonzalo Guijarro para la edición andaluza de EL MUNDO.

sábado, 21 de junio de 2008

Un detallito para Antares

Como nos pone una música que nos provoca sin clemencia el arrebato (véase Iván Zulueta), esta noche he decidido vengarme.

lunes, 16 de junio de 2008

Desde el punto de vista filosófico los programas para la educación ciudadana propuestos por las autoridades europeas o españolas son meras imposturas



El profesor Gustavo Bueno vuelve a la carga. Acordémonos de aquel programa de TV en el que no estuvo dispuesto a seguir hablando de relaciones entre Ética y Religión si no se definían los términos, a la vista de lo cual José Antonio Marina, uno de sus contertulios, decidido defensor de la Educación para la Bondad Ciudadana Socialista (ha escrito un libro), salió haciendo mutis por el foro y muy cabreado, demostrando que se puede ir diciendo por ahí que uno es profesor de Filosofía sin tener que complicarse el intelecto ni lo más mínimo, en todo caso, nada más que prestando cuidado a la agilidad de las piernas. El análisis del profesor Bueno es certero y clarificador. Un lujo en estos tiempos tan vacua y mezquinamente correctos.
(P.D.: más artículos a propósito en el Catoblepas)

domingo, 15 de junio de 2008

La momia de la Filosofía




Ayer sábado a las doce del mediodía nos reunimos en la Complutense un grupo de profesores de Filosofía convocados por Vicente Sanfélix, presidente de la Sociedad Académica de Filosofía, para acordar estrategias de lucha contra el último intento ministerial de eliminación del saber teórico en las aulas. Mientras atendía a las propuestas me vinieron a la mente unas imágenes del informativo de Antena 3 del día anterior. Los alumnos festejaban con un gran porki-botellón (supongo que en los jardines de la Complutense) el final de la Selectividad. La cámara captaba unos folios ardientes sobre el césped. El fallero mayor, notablemente embriagado, explicaba que la fogata la cebaban sus apuntes de Kant, y que ya no tendría que volver a tragárselos nunca más en la vida. ¡Bendita borrachera! -pensé yo. ¡Qué placer poder quemar in efigie al adalid de la obediencia civil, del deber prusiano, del respeto a la sagrada y divina Ley de la Comunidad Puritana, al profeta de la santidad del imperativo categórico! ¿Habría entendido el muchacho, tal vez en la puerta de la Complutense, tan kantiana, el significado profundo de su alarde ígneo?
Acaba el curso. En una esquina de la Facultad se alza una estatua de Ortega:

La filosofía se murió hace mucho tiempo -su momia y su esqueleto, desde hace generaciones y generaciones, se enseña a las gentes en las cátedras de filosofía de tal a tal hora. Lo que en esas cátedras se decía era más o menos ingenioso, preciso, ameno -pero no era nada que en última instancia nos importase. Aquello estaría mejor o peor -no iba con nosotros. Ahora bien , la filosofía es algo que, si es filosofía, tiene por fuerza que suscitar en nosotros terror, entusiasmo, desazón, curiosidad, profunda delicia, exaltación. Eso es lo que se produce en nuestras vidas en sus momentos culminantes, cuando el vivir se estira, se acrece y siendo vivir es más que vivir. La filosofía, si es algo de verdad, no por simple convención y ganas de hablar, si es algo no puede ser una gris y nula cosa que pasa en las cátedras sino algo que pasa en cada uno de nosotros.
Pero si alguien es hoy capaz
de hacer una filosofía, de filosofar en ese único auténtico sentido, esto es, dicho concretamente, sin ocultación, sin atenuamiento, si es capaz de filosofando con el mayor rigor hacer llorar, y hacer reír y hacer estremecerse a los oyentes, no por capricho, no por artificio, pura y simple, y rigorosa y exclusivamente filosofando ¿qué se diría de él? ¿Qué cara pondrían las gentes? ¿qué extrañeza no sentirían y qué espanto y qué risa, viendo que de pronto, la momia, el ridículo esqueleto que se enseñaba en las cátedras y que "no iba con nosotros" comenzaba a moverse de verdad y a mirar y a ver y hacer ver y a decir, decires terribles, decires dramáticos, decires joviales que se apoderaban de nosotros, que nos poseían como posee a cada cual su propia y personal vida, por tanto que casi desde el primer instante entraba en nosotros con violencia a la vez dolorosa y deliciosa y se quedaba allí, dentro de nosotros, para siempre -es decir, que cada día la filosofía, al concluir la lección, no se quedaba en la cátedra, como un ave disecada en el museo de historia natural, sino que "iba con nosotros"? (José Ortega y Gasset)

viernes, 13 de junio de 2008

San Antonio





Permítaseme hoy el recuerdo de mi santo patrón, joven sabio y milagrero, celoso guardián de mi maltrecha memoria, por el que se celebran grandes fiestas en Lisboa y en Madrid, que aún concede amores en estos tiempos de agrias primaveras (aunque no lograse entender a los cátaros, los Buenos Hombres que sufrieron persecución y martirio por la ambición de un Rey infame y de un Papa canalla). Bien es cierto que más tarde, otros parecidos, gracias a la recién creada Inquisición, irían a por los franciscanos, a sangre y fuego, y los hermanos de Antonio probarían la misma medicina que los ciudadanos de Albi, Toulouse, Foix o Carcasonne. Si queréis leer sobre los cátaros hete aquí una bibliografía básica:


  • Brenon, Anne (1996), Les cathares, J. Grandcher éditeur, Paris. ISBN 84-277-2194-1.
  • Brenon, Anne (1998), Los cátaros. Hacia una pureza absoluta, Gallimar, Trieste. ISBN 84-406-8170-4.
  • Varios (sous présidence de Michel Roquebert). (2004), La Croisade Albigenoise, Centre d'Études Cathares. ISBN 2-9521024-0-6.
  • Cahiers de Fanjeaux, (2000), Collection d'Historie religieuse du Languedoc au Moyen Âge: Cathares en Languedoc (Cahier 3). Édic. Privat et Centre d'études historiques de Fanjeaux. ISBN 2-7089-3439-2
  • Dalmau, Antoni. El testamento del último cátaro, Capítulo cronología del Catarismo. Ediciones Temas de Hoy. 2006. ISBN 84-8460-503-5.
  • Duby, Georges: «La pénétration en Languedoc», en Histoire de la France, des origines à nos jours. París: Ed. Larousse, 2003. ISBN 2-03-575200-0
  • Labal, Paul (1988), Los Cátaros. Herejía y crisis social, Barcelona: Editorial crítica. ISBN 84-7423-234-1
  • Mestre i Campi, Jesús (dir.) (1997), Atlas de los cátaros, Península. ISBN 978-84-8307-042-0.
  • Mestre i Godes, Jesús (1997), Els Càtars. La vida i la mort dels Bons Homes, Barcelona: Edic. 62. ISBN 84-297-4677-3.
  • Mestre i Godes, Jesús (2002), Contra els càtars, Barcelona: Edic. 62. ISBN 84-297-5087-8.
  • Nelli, René (1989), Les Cathares, París: Art Loisirs. ISBN 84-270-1323-X.
  • Nelli, René (2000), Diccionario del catarismo y las herejías meridionales, Palma de Mallorca: Jose J. de Olañeta. ISBN 978-84-7651-908-0.
  • Roquebert, Michel: «La croisade», en Histoire des Cathares. París: Ed. Perrin, 1999. ISBN 2-262-01894-4.


lunes, 9 de junio de 2008

miércoles, 4 de junio de 2008

Vendrán más años malos y nos harán más ciegos, vendrán más años ciegos y nos harán más malos


El cómic con el que abre el primer tema de “Educación para la ciudadanía” uno de los libros que me han llegado a raudales no tiene desperdicio. Pero es un buen ejemplo de la situación en la que estamos. Este adoctrinamiento ñoño para párvulos que se han sacado de la manga se instala directamente en el esperpento y va ascendiendo paso a paso hacia las más altas cimas de la gilipollez. Parece mentira que estemos aguantando esto. Una vez visto lo visto puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que:

  • Estamos ante una payasada.
  • La tal payasada ha montado un cisco político rentable y consentido, un sucio aspaviento, y encima se ha llevado por delante la poca honestidad docente que nos quedaba a los profesores de Filosofía, a la par que gran parte de nuestro ámbito de enseñanza, esto es, de nuestro trabajo.
  • Nada de lo que se cuenta en la asignatura de 2º de la E.S.O. atañe a la competencia docente de un profesor de Filosofía. Deberíamos negarnos a explicarlo al igual que nos deberíamos negar si la ley pretendiese obligarnos a operar a corazón abierto. En ambos casos se trataría de torpeza legislativa.
  • De tan desmedido, tendencioso, brutalmente moralista, que es lo que aparece en los textos, cualquier análisis sobra, porque las consignas, los topicazos, los falsos y acríticos ideales de ilustrados trasnochados, te saltan a la cara sin necesidad ni siquiera de aguzar la vista.
  • Con esto, la ideología más rastrera, y para el caso da igual que sea confesional o laica, se convierte en tema de aprendizaje y examen. Y se pretende que el temario discurra por los conflictos sociales de moda, que en su mayor parte sólo constituyen motivo de mala discusión demagógica y de poca discusión razonable, y que encima eso se les cuente a los infantes como si se tratase de seguridades verificables, sobre las que el profesor tendría algún tipo de dominio y que afectarían de algún modo al imberbe. ¡Es alucinante! ¡Es sórdido! ¡Es lo que hay!