sábado, 5 de junio de 2010

El horror




PRIMERA SECUENCIA: En 1980 se rueda una película-documental sobre el "Rocío". El director, Fernando Ruíz Vergara, se pregunta en la cinta cómo es posible que una festividad neolítica que atañe a cuatro puebluchos de Doñana se haya convertido en un acontecimiento masivo y conocido en todo el país. Descubre que la fiesta deviene multitudinaria gracias a un ex-alcalde que en 1936 la potencia como acto de desagravio a la Virgen, por las tropelías cometidas por los republicanos anarquistas de Cádiz y Huelva, esto es, la retirada de una placa dedicada a la Virgen en una calle de Almonte. El alcalde franquista de Almonte, José Marías Reales, nada más producirse el golpe de Estado sale una noche con los caballos y mata a cien vecinos a palos. El cineasta reúne las declaraciones de los vecinos que contemplaron la matanza y cuenta cómo surgieron las hermandades rocieras. La película, que se iba a estrenar en 1985, es prohibida en los cines de Sevilla, Huelva y Cádiz, tras la denuncia de los familiares del alcalde." El juez admitió la querella de la familia de Reales (fallecido en 1980) y les dió la razón. El director fue obligado a pagar 25 millones de pesetas y a pasar tres meses en el calabozo. El juez impidió a 17 vecinos de Almonte declarar para corroborar la veracidad del testimonio". La película sigue pendiente de revisión en España, y fue estrenada sin cortes la semana pasada en Lisboa, la ciudad donde se exilió Ruíz Vergara, que no ha vuelto a su país desde entonces. Este año han muerto 23 caballos en la Romería del Rocío. Un amigo caballista me contó que por inanición, por sed, por malos tratos... Incluso hay quien compra un caballo barato, y no le importa reventarle.

SEGUNDA SECUENCIA: Al Ejército se le ha prohibido rendir honores militares a símbolos religiosos. La orquesta no toca el himno patrio cuando sale el Corpus Christi de la Catedral de Toledo. Los soldados no alzan sus fusiles. Una dama toledana de peineta y mantilla se indigna en el Telediario por lo que atenta contra tradiciones tan afianzadas. Lo hace cerca de la Plaza donde ardían los judíos, en magníficos Autos de Fe celebrados el día de la festividad del Corpus.

TERCERA SECUENCIA: Alhaurín el Grande. Málaga. Fiestas de mayo. Los jóvenes del pueblo la emprenden a golpes con una vaquilla. Cuando cae se avalanzan sobre ella y la rematan a puñetazos en el suelo. Otra de las vaquillas se la encuentra huyendo y la pisotea. La agonizante tiene la lengua fuera y los ojos perdidos. No siente las pezuñas. Va a morir.

CUARTA SECUENCIA: Un amigo me cuenta en la Feria del Libro, frente a una caseta dedicada a la caza y la pesca, lo que le contó un paisano de Burgos aficionado a la caza con perros y gran criador de realas: "Yo le pego al perro una paliza que casi le mato y después le hago una paja. Es tuyo para siempre".